El fenómeno migratorio de los mexicanos en E.U III

En el año de 2003, cuando viajaba constantemente de Japón a Chicago a visitar a mi familia, me encontré a un famoso profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Kobe en el aeropuerto de Narita, Tokio, Japón. Con el afán de saludarlo y matar el tiempo de espera en la conexión (de tres horas aproximadamente) hacia Chicago, me acerqué a saludarlo y sin darle pausa alguna comencé la plática. Con trabajos me volteó a ver. Seguía escribiendo en su súper portátil como si tuviera que entregar un trabajo importantísimo al día siguiente. Sin embargo, se apiadó de mí. Dejó de escribir y me preguntó sin contratiempos: “¿usted escribe?” Asombrado le respondí: “sí, bueno, cuando tengo que entregar un reporte (afición de los japoneses)”, repliqué. “No”, continuó, “escribir no es hacer reportes, escriba, escriba y no deje de hacerlo, muy pronto su vida cambiará”. Nunca me dijo cómo o qué escribir, sólo me dio la luz verde para hacerlo. Después me ignoró y continuó escribiendo. Han pasado seis años de ese encuentro. Ahora, al paso de los años, me doy cuenta que el encuentro con Hosono San no fue una casualidad. Este tercer volumen de Reflexiones sobre el fenómeno migratorio de los mexicanos en los Estados Unidos da cuenta que él no estaba equivocado.